Informe: El sector ganadero en el País Valenciano

Una oportunidad para impulsar la producción extensiva y agroecológica

Leer el informe de Food & Water Action Europe y Amigos de la Tierra

El Estado español ha vivido en los últimos años una auténtica burbuja del sector porcino y, en menor medida, del sector aviar, también de producción intensiva. Se trata de un modelo de ganadería industrial integrado verticalmente, controlado por cada vez menos empresas y donde ganaderas y ganaderos ocupan un papel cada vez más marginal.

Esta burbuja se ha originado por la dependencia de los mercados internacionales de soja y maíz transgénicos y su orientación a la exportación a China y otros países del sudeste asiático como respuesta a la coyuntura económica global. Este modelo deja graves impactos en el territorio que afectan a la calidad de vida y la salud de las personas que viven en el medio rural, lo que ha desencadenado una de las mayores movilizaciones estatales que se recuerdan en pueblos y ciudades medianas.

Además, este sistema productivo es también uno de los principales emisores de gases de efecto invernadero.

En el País Valenciano el sistema integrado de ganadería se comenzó a implantar en la década de 1960 y tuvo su auge en los años ochenta. A pesar de ello, el territorio se ha mantenido, en cierta forma, ajeno a esta burbuja.

Actualmente —diciembre de 2021—, en un momento en el que China está recuperando su producción y se prevé una fuerte reestructuración del sector en los países productores, y en el que la crisis climática nos obliga a reducir el consumo de carne, es urgente que la Generalitat Valenciana tome medidas para proteger el sector ganadero tradicional, de pequeña escala y ligado al territorio, y para facilitar una transición justa hacia un modelo ganadero sostenible.